MARKETING EMOCIONAL, ESTRATEGIAS PARA COMPRAR EMOCIONES

11. abril 2017 marketing 0

MARKETING EMOCIONAL, ESTRATEGIAS PARA COMPRAR EMOCIONES

marketing emocional

El marketing emocional, se ha instaurado en nuestras vidas y cada día, a la hora de elegir comprar un producto, las emociones interfieren en nuestras decisiones de  compra.

Ofrecer a los consumidores sensaciones,  para ofrecer productos, como medio para generar conexiones emocionales entre consumidor y marca se ha convertido en algo común.

¿QUÉ ES EL MARKETING EMOCIONAL?

El concepto de marketing emocional fue desarrollado de manera amplia por Marc Gobé, el cual lo define como el desarrollo de acciones gestionadas con el fin de crear  un vínculo afectivo y duradero con sus clientes, para que estos sientan la marca como algo propio y que deseen contribuir a su crecimiento.

Las marcas que queremos tener y que deseamos mostrar a los demás, porque nos identifican y muestran parte de quienes somos, son las Lovemarks.

Las lovemarks, son marcas que tienen connotaciones emocionales y afectivas para sus usuarios, pues han sabido despertar en sus consumidores las conexiones emocionales que establecian en de sus estrategia de marketing emocional.

¿QUÉ DETERMINA UNA COMPRA EMOCIONAL?

Ya hace tiempo que se quedo atrás la comunicación basada en los beneficios de producto, y en las ventajas competitivas cuantitativas.

Aunque pensemos que la lógica impera en nuestras decisiones de compra, no es cierto. Alrededor del 75% de las compras que realizamos son emocionales.

marketing emocional

Y es que los motivos que dirigen nuestros impulsos de compra, en muchas ocasiones, va más allá de lo racional o de la comparativa lógica de cualidades.

Inclusive comparando el factor precio, ya sea mayor o menor, las connotaciones emocionales de los productos se transforman en un factor clave, por el que estamos dispuestos a pagar más, pues compramos emociones.

Generar una experiencia de compra más emocional e intensa de sus productos es el desafío pendiente de muchas de las empresas.

COMO DESARROLLAR UNA ESTRATEGIAS DE MARKETING EMOCIONAL

El marketing emocional trata de movilizar a los consumidores en función a sentimientos, valores y emociones que son vendidas a través de un producto, basadas a su vez en una decisión estratégica de posicionamiento.

Si le dices a los consumidores como se deben de sentir cuando consuman tu producto es más fácil provocar que se sientan así, pues irán predispuestos a ello.

Por esto, es obligación de la marca en cuanto a sus consumidores cumplir las expectativas que estos han depositado en el producto, sino quieren desencantar a su fieles.

Para conseguir desarrollar el marketing emocional de nuestra organización con éxito, como en todas las estrategias debemos partir de nuestros consumidores.

Sí identificamos de manera adecuada los deseos de nuestros clientes, con el objetivo de establecer una relación en base a las necesidades materiales y emocionales del target, para trasladarlos dentro de los intangibles y tangibles de nuestro producto. Conseguiremos conectar con nuestro público a un nivel superior.

La manera en la que comunicamos nuestro producto, también es un factor influyente. Una de las claves de nuestra estrategia de marketing emocional es trasladar de manera correcta el sentimiento para atraer la sinergia correcta, esto es fundamental para lograr nuestros objetivos.

Pues como se menciona anteriormente, debemos inducir a nuestro target la manera de vivir nuestro producto o servicio. Para ello, comunicarlo de manera efectiva, es el mejor vía para posicionar estas emociones.

LA VENTA DE LAS EMOCIONES

Cada vez tenemos más claro que nuestra USP de producto o de marca debe superar los límites del producto físico, y deben ofrecer una manera diferente de entender una misma realidad.

No compramos un refresco, compramos felicidad. No compramos un coche, compramos rebeldía. No compramos un móvil compramos estatus. No compramos unas zapatillas deportivas, compramos libertad.

MARKETING EMOCIONAL

A la hora de vender emociones, debemos superar el producto, y unirlo a una experiencia, a una manera de entender la realidad y a la manera que sentimos nuestras compras.

Para desarrollar un buena estrategia de venta de la emociones debemos pensar que representamos para nuestros consumidores, cómo lo ayudamos y qué siente con nosotros.

Si conseguimos que esto englobe a toda la marca y se traslade de manera coherente para que cale en los consumidores, llegaremos de manera efectiva.

En la actualidad, gracias a los avances en el estudio de la mente, han supuesto un plus, para abalar estas decisiones de marketing emocional. Pues, con la aparición del neuromarketing, se ha facilitado la traducción a datos de las emociones, por lo tanto poder trabajarla de manera más efectiva.

Esto ha sido todo, espero os haya resultado útil, nos leemos en el próximo post y si te ha gustado compártelo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *